domingo, 22 de abril de 2018


Empresas comunitarias emprenden producción a gran escala en el altiplano paceño

El proyecto es coordinado por la Gobernación de La Paz, a través del Servicio Departamental Agropecuario (Sedag), que invirtió casi Bs.300.000 y se sustenta en un modelo de producción en el que los comunarios son trabajadores y propietarios a la vez.
La Razón Digital / Rubén Ariñez / La Paz

17:54 / 19 de abril de 2018

En las comunidades Jerusalén y Ch’iji Pucara, del municipio paceño de San Andrés de Machaca, 92 familias organizaron una empresa comunitaria para emprender la producción a gran escala de forraje. Similares planes se replican en Papelpampa y Umala.

El proyecto es coordinado por la Gobernación de La Paz, a través del Servicio Departamental Agropecuario (Sedag), que invirtió casi Bs.300.000 y se sustenta en un modelo de producción en el que los comunarios son trabajadores y propietarios a la vez.

“Este es ejemplo objetivo de empresa comunitaria y de producción agropecuaria a escala (…) Qué tal sería nuestra Bolivia si en el valle y el altiplano sembráramos alfa alfa, cebada para apoyar nuestro ganado camélido, vacuno, o cultivar verduras, maíz y otros”, dijo el gobernador Félix Patzi, cita una nota institucional, “Bolivia cambiaría y los municipios planificarían su sistema de producción”, añadió.  La autoridad regional se trasladó hasta San Andrés de Machaca para participar del comienzo de la cosecha 200 hectáreas de forraje.

En Papelpampa y Umala se cultiva para la campaña 2018-2019 200 hectáreas de cebada y pasto llorón y otras 400 de alfa alfa.

No obstante, Patzi admitió que resta mucho para alcanzar a regiones como Santa Cruz, por ello comprometió incrementar el presupuesto para ese cometido.

“Cuando el impacto es mayor, y existen ejemplos claros, esto contagia a varios municipios; por ahora falta más maquinaria para ampliar la producción”, explicó. (19/04/2018)

Enlace: http://www.la-razon.com/economia/Plan-empresas-comunitarias-produccion-gran-escala-altiplano-forraje_0_2913308685.html 

jueves, 27 de julio de 2017

Producción de alimentos no cubre la demanda interna en Bolivia

Produccion-de-alimentos-no-cubre-la-demanda-interna-en-Bolivia
Bolivia es cada vez menos soberana en términos alimentarios, porque no produce lo suficiente para cubrir la demanda interna con productos propios que hacen a la canasta básica, mientras que la seguridad alimentaria de la población mejoró por efecto de mayores ingresos para el acceso de alimentos, según el análisis  del investigador José Gabriel Espinoza de Fundación Alternativas.

En su estudio "Tendencias de la producción y el consumo de alimentos básicos en Bolivia", Espinoza apunta que la producción agrícola en el país tiene dos formas de producción claramente diferenciadas: una modernizada e intensiva en capital, marcado por el fuerte incremento de precios de los productos agroindustriales, y en contrapartida de una segunda, más intensiva en trabajo, y de baja extensión, dedicada a la producción de los cultivos de consumo básico alimentario.

"Bolivia es cada vez menos soberana en términos alimentarios, sobre todo si se consideran los alimentos de la canasta básica de consumo porque podemos exportar granos pero no son consumidos directamente por las familias (...). En cambio, la seguridad alimentaria tiene que ver con el acceso físico y económico de alimentos que ha ido mejorando sobre todo por el factor económico", señala.

Ante la constante caída en los ingresos reales por actividades agrícolas, que han impulsado las migraciones campo - cuidad, junto con una constante reducción de la extensión de tierra por familia productora y el agotamiento de la tierra en sectores tradicionales de cultivo, el investigador advierte una reducción en la producción de muchos de los productos de la canasta básica.

"Los incrementos en la producción están explicados por una mayor extensión de los cultivos, antes que por una mejora en la productividad, que es baja en comparación a las observadas en los países vecinos", dice en referencia a los niveles de rendimiento de los cultivos.

El especialista observa que en los últimos años hubo aumento en los ingresos de las familias lo que no garantizó una mejor calidad de alimentación.  "Más el tipo de cambio (de la moneda), estos productos que eran producidos en zonas periurbanas y cercanas han ido perdiendo atractivo para el productor, incluso está cayendo la producción para el autoconsumo", señala.

De darse un "shock" externo, habría un déficit alimentario en Bolivia, advierte el investigador "porque no hay producción interna. A medida que se va dejando la producción de alimentos, los patrones van hacia alimentos calóricos, hemos cambiado nuestros hábitos; del pesque (basado en quinua) a las alitas de pollo; es decir, consumimos más proteínas, grasas y azúcares".

Importación de alimentos

La pérdida de soberanía alimentaria en análisis de Espinoza se pone en manifiesto con los indicadores de alimentos. En promedio, el ritmo de crecimiento de las importaciones de cereales se ha incrementado en el orden del 1,5% anual. Sin embargo esta tasa está sujeta a una gran volatilidad.

Las importaciones de frutas han oscilado en 31 mil toneladas por año, con un patrón de constante crecimiento del 5% en promedio, señala el investigador. "En el 2000 las importaciones de frutas eran de 21.700 toneladas, en el 2015 se llegó a las 53 mil toneladas, con una notoria aceleración en la tasa de crecimiento a partir de 2012 y que puede estar relacionada a la continua apreciación cambiaria que se ha registrado en Bolivia", explica.

Esta apreciación ha abaratado las importaciones de productos, que por las condiciones logísticas (refrigeración, altos costos de manipuleo, etc.), no eran importados anteriormente.

En el caso de las verduras, legumbres, tubérculos y hortalizas que se constituyen en el principal objeto del estudio, se ha pasado de algo más de 12 mil toneladas importadas en el 2000 a más de 53 mil en el 2015. Esto representa una tasa promedio de crecimiento anual de más del 29,5%, la más alta de todas la categorías analizadas./ANF

Fuente: https://www.eldia.com.bo/index.php?c=&articulo=Produccion-de-alimentos-no-cubre-la-demanda-interna-en-Bolivia&cat=357&pla=3&id_articulo=231532

sábado, 18 de marzo de 2017

Gobierno autoriza exportación de más de 100 mil t de excedentes de soya


La Razón Digital / Angel Guarachi / La Paz
19:21 / 16 de marzo de 2017
El Gobierno autorizó este jueves la exportación de cerca de 103.366 toneladas de soya debido a que la producción registra excedentes frente a la demanda interna, informó el viceministro de Comercio Interno y Exportaciones, Martín Bazurco.
La autorización se sustenta en informes del Observatorio Agroambiental y de Precios (OAP) sobre las estimaciones de la balanza comercial de la oferta y demanda del grano de soya, que proyectan un superávit.
“Poco más de 100 mil toneladas del grano de soya, el Viceministerio de Comercio Interno y Exportaciones está procediendo a iniciar el proceso de otorgación de licencias para la exportación del grano”, sostuvo Bazurco.
El cupo se estableció luego de que se determinó que fueron cubiertas las necesidades de consumo interno del grano para semilla y la industria oleaginosa nacional.
La otorgación de autorizaciones de exportación de grano de soya será llevada a cabo por medio de la emisión de Certificados de Abastecimiento Interno y Precio Justo, esto previa solicitud de las empresas interesadas.
El volumen estimado podría ser ajustado tomando en cuenta que la cosecha del grano se extiende hasta mayo o junio. Equipos técnicos del área productiva harán la evaluación respectiva del volumen total cosechado en la campaña de verano, la estimación de la cosecha de la campaña de invierno y los requerimientos por parte de la industria oleaginosa nacional. (16/03/2017).
Fuente:  http://www.la-razon.com/economia/Gobierno-autoriza-libre-exportacion-excedentes_0_2673932658.html