jueves, 26 de mayo de 2011

Maíz y sorgo . La producción de granos repunta en el Chaco

Los productores de granos del Chaco están aliviados. La aguda sequía de 2010 quedó atrás y, aunque todavía es prematuro hablar de bonanza, el repunte de los cultivos, sobre todo de maíz y sorgo, y en menor escala de soya, sésamo, frejol y maní, hacen presagiar tiempos mejores.

Solo por citar un dato de los nuevos tiempos, si antes el rendimiento promedio de producción era de 3 toneladas por hectárea, en esta campaña subió en una tonelada y media, lo que quiere decir que el rendimiento promedio es de 4,5 toneladas por hectárea y en algunos casos se alcanza hasta 6 toneladas de maíz y sorgo.
Jacobo Willams es un menonita que vive en las colonias del sur del municipio de Charagua, en la provincia Cordillera del departamento de Santa Cruz, lugar donde sembró 70 hectáreas de maíz y obtuvo un rendimiento promedio de 6 toneladas por hectárea.

Contrariamente a lo sucedido en años anteriores, cuando la sequía afectó su parcela y apenas obtuvo un rendimiento de 2,5 toneladas por hectárea, llegando a sembrar lo mínimo para el consumo de su familia y del ganado, esta vez el colono se ilusiona y hace planes para extender sus cultivos en la próxima campaña combinando con soya y sorgo, dos granos que también le reportaron grandes satisfacciones.

De acuerdo con el reporte preliminar de la campaña de verano proporcionado por la Asociación de Productores de Maíz y Sorgo (Promasor), en toda la región se sembraron 93.000 hectáreas y, aunque todavía resta levantar la cosecha entre 25 y 30%, se estima que el promedio de 4,5 toneladas de maíz por hectárea se mantendrá hasta el final.

Históricamente la siembra de maíz se realizó en cuatro zonas del departamento, y el Chaco se ubica segundo en extensión de tierras cultivadas detrás de la zona este de expansión y por delante del norte integrado (donde lo fuerte es soya y caña), y de los valles cruceños.

Hacendados oriundos del Chaco, colonos menonitas e indígenas guaraníes sembraron maíz y sorgo en grandes extensiones de tierra y hoy se aprestan a ver los frutos de su trabajo.

Si bien los productores reconocen que más allá de las condiciones climáticas adversas en la campaña de verano se alcanzó una siembra de 93.000 hectáreas, por las lluvias continuas, entre abril y mayo, la nueva expectativa es que en este invierno se cultiven otras 70.000 hectáreas. Es decir, en similar periodo relacionado con el año pasado crecerá en 15.000 hectáreas.

Otro dato contundente de la producción de granos en el sur se refleja a lo largo del tramo carretero entre Abapó y Camiri, donde se puede observar extensos sembradíos de maíz a la vera de la vía asfaltada que están a punto de ser cosechados.

En el sur del municipio de Charagua también hay grandes campos sembrados, pero predomina el sorgo, que alcanzó un promedio de seis toneladas por hectárea y los productores se aprestan a sembrar de nuevo en la campaña de invierno.

El precio de los granos es otro referente de la levantada de la producción, por cuanto mientras el quintal de maíz se cotiza entre Bs 60 y Bs 80 puesto en campo, el quintal de sorgo oscila entre Bs 45 y Bs 55.

En el caso específico del maíz, mientras en el mercado abierto copado por los intermediarios se vende entre Bs 80 y Bs 100, la Empresa de Apoyo a la Producción (Emapa) lo acopia pagando hasta Bs 130 el quintal.

El gerente de producción de Emapa, Avelino Flores, indicó que hasta el momento se acopió el 70% de la cosecha de maíz en Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca, y que el 30% restante se encuentra en proceso debido a que todavía falta levantar los granos en las zonas referidas.

Emapa está comprando el quintal de maíz a Bs 130 y un informe final sobre la cantidad acopiada lo tendrá cuando acabe la cosecha; del sorgo no se ocupan aunque también acopian soya, trigo y arroz.

En el Chaco, Emapa apoya la producción de maíz y en la campaña que está a punto de concluir constató que hubo buenos resultados en las tres regiones, donde verificó que el rendimiento promedio fue de 4,5 toneladas por hectárea, superior al de la anterior campaña agrícola; el dato es acorde al que maneja Promasor.

El objetivo del Gobierno a través de Emapa, según la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemesia Achacollo, es acopiar alimentos para garantizar el consumo interno, tanto de personas como de animales, y que no se repita la amarga experiencia del año pasado; la posibilidad de volver a exportar todavía está pendiente.

Cultivos y precios
- Producción. En buena parte del Chaco (Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca) solo se siembra una campaña por año, debido a la falta de agua; sin embargo, en el caso del sorgo, este año la mayoría se ha jugado por volver a sembrar en invierno.

- Precios. En los campos de producción el sorgo se cotiza entre Bs 45 y Bs 55 el quintal, dependiendo de la cantidad requerida. El maíz se vende desde Bs 60 hasta Bs 80, de acuerdo a la calidad y cantidad que se demande.

- Negocio. Como los centros de acopio en el Chaco son escasos, los productores prefieren vender lo más rápido posible al mejor postor y en eso los más beneficiados con el negocio son los intermediarios, que transportan los granos en camiones y acoples de alto tonelaje.

- Mercado. En la ciudad de Santa Cruz los lugares de acopio más grande están en la doble vía a La Guardia, donde se vende el quintal de maíz entre Bs 80 y Bs 120, dependiendo de la calidad del grano.

- Gobierno. La Empresa de Apoyo a la Producción (Emapa) compra el quintal de maíz a Bs 130. Según el último reporte de sus ejecutivos todavía resta acopiar el 30% de la producción de granos en la zona del Chaco boliviano.

- Objetivo. El Gobierno quiere asegurar que la producción de granos abastezca el consumo interno antes de dar curso a la posibilidad de volver a exportar. Por el momento, quieren garantizar los insumos para el sector avícola y ganadero.

El sésamo se sacude de plagas
Los efectos de la lluvia también trajeron consecuencias favorables para el sésamo, un grano de la familia oleaginosa que se exporta a Japón y que se cultiva en la zona sur, norte y ahora parte de la Chiquitania.

El año pasado, según coinciden productores de la zona sur y ejecutivos de la Cámara Boliviana de Exportadores de Sésamo (Cabexse), los cultivos sufrieron ataques de plagas y gusanos que en algunos casos mermaron el rendimiento y en otros simplemente acabaron con las plantaciones.
En la campaña de verano que está a punto de concluir, este año se sembraron alrededor de 20.000 hectáreas y el rendimiento promedio es de 500 a 600 kilogramos por hectárea; el reporte es al 70% del avance de la cosecha y, según las estimaciones de la gerente general de la Cabexse, Patricia Medina, todavía restan 20 días para cerrar el ciclo.

Francisco Ham Edpp, colono menonita que tiene su chaco en Brecha 7 de la zona sur, cultivó 17 hectáreas y después de 120 días está a punto de cosechar un producto de alta calidad, según su expectativa. “Hay dos tipos de sésamo: el número uno y el número dos. El primero es de color blanco y el segundo es amarillo opaco; el mío es blanquito y eso quiere decir que tendré buen rendimiento, buen mercado y mejor precio”, indicó el colono.
Ham Edpp también contó que el año pasado apenas obtuvo un rendimiento de 250 kilos por hectárea, pero no se desanimó y volvió a sembrar después de que pasó la sequía.

De acuerdo con las estimaciones del expresidente de la Cabexse y productor de sésamo, Mijail Loredo, este año la producción nacional alcanzará un promedio de 600 kilos por hectárea y se logrará exportar entre 7.500 y 8.000 toneladas al Japón, único y más atractivo mercado internacional.
Del total de la producción del grano oleaginoso, apenas el 5% se consume en el mercado interno, lo demás sale del país a un precio de $us 1.500 por tonelada, incluido el flete de transporte.

Cifras
Hectáreas sembradas
En el departamento de Santa Cruz es la proporción cultivada de maíz en la campaña de verano.

Proporción soya vs maíz
El grano que lidera la producción regional sigue siendo la soya. Aunque hay un repunte del maíz, pero todavía es ínfimo.

La aplicación de tecnología de punta y de nuevas variedades que resisten a la sequía y se adaptan mejor y más rápido a las tierras del Chaco son dos razones que explican el repunte de la producción de granos, sobre todo de maíz y de sorgo.

No es que se haya extendido la frontera agrícola, pero la producción de granos está repuntando precisamente por las nuevas variedades que dan un rendimiento en promedio de una tonelada más que el año pasado; se trata de la misma cantidad de hectáreas de tierra cultivadas, pero con un mejor rendimiento.

En las tierras del Chaco, sobre todo en la zona sur de la provincia Cordillera, hay grandes extensiones de cultivos de maíz y sorgo, y el plus de los productores es que han aprendido a rotar entre soya y maíz, lo cual provoca un menor gasto en fertilizantes químicos, porque la tierra de por sí se enriquece de fertilizante natural.

De todas maneras, para seguir creciendo hay que seguir luchando por seguridad jurídica para conseguir créditos, mejorar el sistema de acopio, transporte y negociación, además de combinar bien los ciclos de producción.

Enlace : http://www.ftierra.org/ft/index.php?option=com_content&view=article&id=6123:rair&catid=98:noticias&Itemid=175